Testimonials

Body mind soul session.
Hi Sandra,
How nice it was to have met and have experienced you.
After my time with you I now feel stronger emotionally and more centered about what it is that I want out of my current relationship. I feel at peace and am releasing the grip that fears of abandonment have had on me for such a long time now.
Can I ask, I don't remember what the Neem was to be used for????
Also, what is it I need to say to myself in order to realize the benefits of weight loss?
I know our paths crossed intentionally and am so glad that they did,
Debbie
--
"Friends are quiet angels who lift us to our feet when our own wings have forgotten how to fly."

Debbie Andrews

"I am a physician who was moved by Sandra during her yoga class which she teaches at the resort. Something drew me to her and I asked if she would be able to fit me in for a massage session today. I actually had tears in my eyes after the yoga class.

We have now completed our session together and I feel peace with my inner being. I feel that I will have more self confidence in who I am and how I live my daily life. It is not every day that you meet special people like Sandra. She has a beautiful gift and the ability to connect with people and take them to another level.

I am looking foreward to visiting her in the future at her healing temple project and I will defenitely read her book and give it to my special friend as a gift. I wish her and her loved ones much peace and love, Minna."

Minna

Gracias SANDRA :  Por ser especial conmigo y brindarme esa paz que ayudo a despertar algo dentro de mi , poder dar cosas con mas enrgia sobre todo amor y mucha tranquilidad . Revivi por dentro, que tocaron el despertar de mi sabiduria y encontrar una ALICIA que puede dar mucho aquienes lo necesitan . Bendiciones para ti y el osito Balu  CARIÑOS Y BESOS
Alicia

Alicia

Carta a mi papa fallecido

Me doy cuenta que a veces,

a menudo,

en demasiadas ocasiones,

mi corazón va donde mi voz no llega

Papa,

Me acuerdo de tus manos, de cómo te movías, de tu silla favorita, de tu manera de caminar. Te fuiste sin haber sido capaz de acercarme a ti. Todo esta vida te extrañé, y ahora que ya no estás es cuando te siento más cerca que nunca.

En primer lugar necesito soltar mi enfado contigo para poder abrazarte libremente. No comprendo tu vida, papá. ¿Por qué decidiste sufrir tanto? ¿Qué te aportó ese agudo sufrimiento? Durante tu adolescencia, fumaste tantos paquetes al día que te causó vivir con cáncer de pulmón los últimos 20 años de tu vida.

Trabajaste en la obra bajo las peores circunstancias, ya sé que en aquellos tiempos había poco trabajo y quisiste sacar tu familia adelante, pero decidiste trabajar de peón durante 30 años para ese hombre lleno de ego, aun sabiendo que construiste tu propia casa de dos pisos. Tu capacidad era mucho mayor, todos, incluso tu jefe, lo sabíamos, ¿por qué tu no lo pudiste ver? ¿Por qué ser víctima si pudiste vivir más sano, ligero y libre? Año tras año, tuvimos que ver cómo tu ánimo positivo se fue apagando cada vez más, y cómo el rencor se asentó en tu corazón. Únicamente tú comprendes el por qué de tu vida. Dicen que escogemos nuestra familia, nuestra vida antes de nacer, entonces debo aceptar la tuya en su totalidad. Te extraño hoy, te extrañé ayer; me cansé de extrañarte, te quiero y quiero sentirme cerca a ti.

Te acuerdas que te comenté acerca de un gallo que me despertó cada día a las 4 de la madrugada, te pedí consejos de cómo podía soportar o matar a ese animal, y me dijiste que “acéptalo, el sonido que produce el gallo forma parte de la naturaleza, escúchalo como una totalidad, y sigue descansando.”

La penúltima vez que estuve en casa contigo, te quité unos calcetines de montaña. Se convirtieron en mis calcetas favoritas por su tacto suave y su comodidad cuando trabajé 8 horas en la montaña con mis botas.

Esta mañana hace fresco, y las llevo puesto, en honor a ti, en gratitud por todo aquello que estuvo presente como esencia dentro de nuestros momentos juntos, en honor a aquello que no pude decir, ni expresar.

La luz del la mañana ya entra en la casa, mañana doy mi clase de yoga a las 8 aquí en Tulum, sigo fiel llevando a cabo mi trabajo como shaman; tu nieta es feliz con sus amistades; y creo haber encontrado un hombre especial en mi vida. La vida sigue su transcurso. Sé que físicamente no te volveré a ver ni tengo ya la oportunidad de abrazarte, pero tengo la madurez de saber que tu alma tiene unión con la mía, y si logro atravesar lo visible, sé que aquí estás. Siempre quise que estuvieras orgullosa de mi, hoy te pido no que veas mis logros, sino que me aceptes como tu amiga, tu compañera de confianza. Bebo en este instante el agua del manantial de la poza de Quetzalcóatl, en honor a tu existencia. Pido con este acto a Dios de aguardarte bajo su Luz, acogerte en su Nido, que seas el ave majestuoso que siempre albergaste en tu interior. Vuela libre papá, te lo has ganado.

Gracias por haberme elegido como tu hija en esta vida.

Estoy contigo, Sandra.

Now Available

Seeds of Love Book and DVD!


Seeds of Love